948 36 20 57 alcaldia@monreal.es

Historia

Monreal ha estado bañado durante siglos por las aguas del río Elorz, a la sombra de la montaña de la Higa. Hay que esperar hasta el siglo XII para encontrar referencias escritas sobre el pueblo, aunque seguramente sus orígenes se remonten tiempo atrás.

En época medieval, los reyes de Navarra construyeron una fortificación que les servía de residencia en el cerro que domina el pueblo, conocido hoy como El Castillo. José Moret apunta en sus Annales del Reyno de Navarra, de 1695, que puede ser precisamente este el origen del nombre del pueblo, Monreal, por Monte Real. El castillo fue demolido en 1521, tras la conquista de Navarra por Castilla y Aragón, pero todavía se pueden apreciar sus ruinas y el nombre del municipio se ha mantenido hasta hoy.

Durante siglos, la villa tuvo gran importancia. En 1149 el rey García Ramírez le concedió el fuero de los francos de Estella, que otorgaba a los habitantes del pueblo una serie de privilegios que atrajeron a nuevos pobladores. El rey respondió así al crecimiento del municipio por la llegada de francos desde el Sur de Francia y al mismo tiempo lo incentivó con el deseo de favorecer el comercio al calor del Camino de Santiago. Ya en el siglo XII, Monreal contaba con un hospital para los peregrinos que se dirigían a visitar el sepulcro del apóstol en Galicia.

Como villa, Monreal tuvo asiento y voto en las Cortes de Navarra y acogió en sus calles a gentes de todo tipo, pues en el municipio convivían, en diferentes barrios, navarros, francos y judíos.

Ya en el siglo XV, el pueblo seguía siendo importante para los monarcas, de hecho, por su apoyo al rey Juan II frente al príncipe Carlos de Viana se rebajó el servicio o tributo de “cuarteles” que debía pagar la villa. Además, Monreal obtuvo el privilegio de mercado semanal, lo que supuso un nuevo impulso económico.

Durante la Edad Moderna, tras la demolición del castillo medieval, el pueblo perdió relevancia política, pero siguió siendo lugar de residencia de gentes diversas y lugar de paso de peregrinos en su camino hacia Santiago. Ya en el siglo XIX, el pueblo fue escenario de numerosos episodios de la guerra de independencia (1808-1814).

     

    La villa de Monreal se encuentra a unos 18 km de Pamplona, la capital navarra, y pertenece a la Merindad de Sangüesa. El pueblo contaba con 484 habitantes empadronados a 1 de enero de 2013, de los cuales 252 eran hombres y 230 mujeres, según el Padrón municipal elaborado por el INE. El número de vecinos ha aumentado mucho en los últimos años, pasando de los 289 en el año 2000 a los casi 500 actuales, lo que da cuenta del crecimiento y los cambios que ha experimentado el pueblo, no solo en cuanto a población sino también en cuanto a edificaciones y servicios.

    Monreal se encuentra en una zona de transición entre la Montaña navarra y la Navarra Media. En esta zona de Navarra se mezclan los caracteres de los climas suboceánicos y submediterráneos. La temperatura media anual es de 12-14 grados y la precipitación media anual es de 600-800 mm.

    La localidad, lugar de paso del Camino de Santiago, está bañada por las aguas del río Elorz y protegida por la imponente montaña de la Higa, cuya cima alcanza los 1289 metros de altura, desde donde se puede disfrutar de buenas vistas del pueblo y el valle. El municipio cuenta también con un pequeño cerro conocido como El Castillo, donde en la Edad Media se alzaba una residencia real de la que hoy en día quedan únicamente ruinas. Las alturas de Monreal se completan con la Ilarkoa, un monte bajo cubierto por pinos en el que no es raro encontrar a vecinos de Monreal paseando en las tardes de primavera y verano. Las propias calles del pueblo responden a este paisaje montañoso, pues gran parte de ellas se encuentran en cuesta.

    El paisaje es principalmente agrario, con campos de trigo, cebada o girasol que llegan hasta las faldas de los montes y sierras que rodean Monreal.

    Geografía

    Fiestas

    Una tarde a comienzos de septiembre el estruendo de un cohete lanzado desde el balcón del Ayuntamiento anuncia uno de los momentos más esperados del año. A partir de entonces y durante cinco días, las calles de Monreal se tiñen de blanco, rojo y alegría, pues los vecinos salen para celebrar sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Natividad, patrona del pueblo. Cada año, los días en que tienen lugar las celebraciones varían, pero uno de ellos siempre coincide con el 8, día de la patrona, cuando se celebra la Misa Mayor en honor a la Natividad y se recorren las calles del pueblo en procesión.

    Otro de los días grandes de las fiestas es el del Ajoarriero, jornada en la que se celebra un concurso de este plato típico navarro, tras el que los vecinos se juntan en el frontón para degustar los platos que han cocinado. En 2013 se celebraron los cuarenta años de esta tradición monrealesa. La ronda copera que recorre las calles del pueblo tras esta copiosa comida es uno de los “momenticos” de las fiestas.

    Los niños de Monreal también cuentan con un día dedicado a ellos, en el que pueden disfrutar de hinchables y diferentes juegos. También se dedica una jornada a los mayores del pueblo, que son homenajeados con una misa y las tradicionales “pastas y moscatel” con las que los vecinos celebran su día.

    Dos de los momentos más divertidos de las fiestas son los concursos de disfraces que se celebran, uno para niños y otro para adultos. Por unas horas, el frontón en el que tiene lugar el baile se llena de color y de personajes de cuento, televisión, animales, protagonistas de la actualidad o cualquier otra idea original.

    El pobre de mí pone punto y final a las fiestas y, para muchos, al verano. Pero los vecinos, entre tristes y cansados, terminan las celebraciones con una certeza: ya falta menos para las fiestas del año siguiente.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies