Iglesia de la Natividad

La Iglesia de la Natividad, a las faldas del monte El Castillo, preside la villa de Monreal. En un principio, Monreal contó con dos iglesias, San Martín y Santa María, pero al desaparecer la segunda en 1814, se fundieron en una sola. De origen medieval, el edificio actual situado en la calle La Corte conserva del primitivo templo románico un capitel que sostiene la pila de agua bendita.

El templo consta de dos partes visiblemente diferenciadas. Por un lado, se distingue la parte gótica que coincide con el tramo actual del coro que en la iglesia primitiva correspondía a la cabecera (nótese la forma poligonal y la rica bóveda del siglo XVI). El templo sufrió profundas modificaciones en el siglo XVIII cuando se construyó un nuevo crucero, transepto y capilla mayor. Además, se le dotó de una nueva cabecera recta en el lado opuesto a la existente, anteponiéndole un crucero con cúpula. Estos cambios estructurales supusieron convertir el antiguo presbiterio en el último tramo de la iglesia. Asimismo, estas alteraciones arquitectónicas se han plasmado en el exterior del templo donde la forma poligonal con contrafuertes, propia de una cabecera gótica, es actualmente el tramo final, mientras en la cabecera moderna domina la claridad de los volúmenes cúbicos. El acceso al interior se produce por el actual lado de la apístola con puerta moderna de arco de medio punto, protegida con pórtico.

 El retablo mayor de carácter romanista fue transformado hacia 1927 cuando se instaló en él un un nuevo sagrario expositor. Las tallas más significativas son un Cristo crucificado de la primera mitad del siglo XVII y el grupo renacentista de santa Ana localizado en el retablo de San Francisco Javier. También se encuentran tallas góticas como la Virgen titular, renacentistas como Santa Lucía y Santa Bárbara o imágenes del siglo XVIII como San Martín.